31.8.06

A medida que avanzábamos la temperatura ambiente iba en aumento. Si bien la camioneta contaba con aire acondicionado, habíamos optado por viajar con las ventanillas bajas. Solamente las cerrábamos cuando superábamos algún vehículo para que no entrase el polvo que levantaba.Antes de mediodía llegamos a Derrubadas. El Salto do Yucumã (el mismo al que nosotros llamamos Moconá) se encontraba a poco más de veinte kilómetros de distancia.Gran parte del territorio por el que habíamos pasado, incluidas las localidades de Esperança do Sul, Padre Gonzalez y Derrubadas, se encuentra dentro del Parque Estadual do Turvo. El mismo abarca una extensión de 40.600 hectáreas (Gran parte de los campos cultivados se hallan dentro de la jurisdicción del Parque. Con excepción de las parcelas que ya están dedicadas a las actividades agrícolas y ganaderas, el desmonte de nuevos terrenos está prohibido. El parque fue creado para conservar lo que constituye una región de transición entre los campos generales y las áreas de formación de depresiones de las costas del río Uruguay). Nos detuvimos a la entrada del pueblo para tomarnos una fotografía debajo de un arco adornado con una escenografía que imita tres gigantescos árboles. Luego nos dirigimos a un restaurante donde coordinamos la hora para almorzar (como Brasil tenía diferencia horaria y estaban una hora adelantados con respecto a nosotros, iríamos primero hasta los saltos y almorzaríamos de regreso). Hacía muchísimo calor y por las calles de Derrubadas caminaba poca gente. La plaza estaba muy bien cuidada y al borde de la calle principal sobresalían el edificio de la municipalidad, la delegación policial, el correo, la iglesia y la oficina de turismo. Aproximadamente 500 km la separan de la capital del Estado de Rio Grande do Sul, Porto Alegre, y su población apenas supera los 4.000 habitantes. Si bien en nuestro equipo aligerado teníamos dos caramañolas con agua, tomamos la precaución de comprar algunas botellas de agua mineral. Además llevábamos el equipo de mate y galletitas que también habíamos adquirido en el restaurante.Después de andar unos cuatro kilómetros llegamos a la entrada del Parque Florestal Estadual do Turvo, reserva estricta de la selva y portal de acceso al Salto do Yucumã. Es importante destacar que el Parque “Florestal” cubre un área de 17.500 hectáreas, insertas dentro de las 40.600 hectáreas de extensión del Parque Estadual do Turvo. El Parque Provincial Moconá, en Misiones, abarca 1.000 hectáreas dentro de la Reserva de Biósfera Yabotí, de 223.000 hectáreas.
(Se puede consultar www.yucuma.com.br).





1 Comments:

At 12:46 PM, Anonymous Anonymous said...

me encanto la pagina, muy interesante su contenido, y una explicacion excelente.
Seguire visitando,
saludos.
belu

 

Post a Comment

<< Home